jueves, 17 de enero de 2013

Sabor amargo.

Eso es lo que nos queda después de la conferencia de prensa del Nuevo Comisionado o Presidente del futbol nacional René Pérez hace dos días. Para los que esperaban cambios radicales o al menos alguna luz esperanzadora la conferencia de prensa ha sido un soberano bofetón en pleno rostro ya que no solo no se puso nada nuevo sobre la mesa y las medidas no son más que un reciclaje de viejos métodos y formulas eliminadas por ineficaces sino porque algunas declaraciones del nuevo manda más son un verdadero insulto a la inteligencia y buena fe del fanático del futbol cubano.
Con nombres rimbombantes de Apertura y Clausura se quiere bautizar un torneo que regresa a su vieja estructura de grupos y que termina, por suerte, con la malograda idea de un torneo con dos divisiones, un paso tan negativo como macabro y destinado al fracaso desde el mismo momento de su creación y que solo logró el retraso en el desarrollo de algunas figuras de nuestro futbol y el retiro de otros que aun podían aportar cosas gratas al mismo.
Si bien el aumento de partidos para los equipos y jugadores es algo positivo y reclamado por la afición la inclusión obligatoria de tres jugadores Sub 23 en los equipos durante los partidos, otra medida reciclada y desechada por inefectiva, atenta, a nuestro entender, contra el espectáculo tal y como ocurrió hace unos años atrás, ya que los muchachos no estaba a la altura de aquellos a los que sustituían. Algo que sin duda ocurrirá ahora y que sin duda favorecerá a los más fuertes y debilitará a los más débiles acrecentando aun mas las diferencias en nuestro futbol.
Se abre de nuevo un cupo a la Copa Cuba, ahora rebautizada como Liga Elite y que por cuestión de fechas nos hace despertar ese ser paranoico que llevamos por dentro los cubanos, con la Copa Oro anunciada para iniciarse a partir del 7 de Julio y el Campeonato Nacional para terminarse en Junio, nos preguntamos qué tiempo habrá para el desarrollo de esta Liga y posterior selección del equipo para la Copa Oro y preparación del mismo, así que o se estará manejando no ir a la Copa o el equipo llegará en pésimas condiciones, con jugadores extenuados y sin partidos de preparación al torneo más importante de la selección, un boleto al fracaso y al ridículo internacional para nuestro futbol.
Misma suerte que corren los seleccionados Sub 20 y Sub 17 que se preparan para las fases definitivas de sus eliminatorias mundialistas, en las que las pobres gestiones de la Federación Cubana han dejado sin topes preparatorios y cuya experiencia se limitará a los partidos en casa contra equipos que se preparan para el próximo Campeonato Nacional de futbol.
Y aquí quiero hacer un alto, porque si ofensivo e insultante resulta el planteamiento de que un comité de 50 personas elegirían la preselección nacional, más insultante e indignante resulta el de que “la altura en puebla, unos 3500 pies sobre el nivel del mar” no afectará a nuestros bisoños porque tienen mentalidad ganadora. Un planteamiento ofensivo, salido al parecer de una mente subdesarrollada, sin ninguna preparación educativa y que contradice cualquier estudio científico sobre el tema, además de los innumerable ejemplos que demuestran como la altura si afecta el desempeño de los jugadores.
Parece ser, según la teoría de Pérez, que equipos como los de Argentina, cuando se tragó seis goles en Bolivia, O Brasil, cuando sufrió su primera derrota en eliminatorias mundialistas en La Paz, con planteles llenos de jugadores profesionales preparados con la mayor tecnología del mundo, no tenían mentalidad ganadora y fueron a estos partidos simplemente a pasear y comprar regalos.
La altura, no solo afecta el bote del balón, la trayectoria del mismo etc, sino también toda la fisiología del jugador. A mayor altura la concentración de oxigeno disminuye lo cual evidentemente afecta no solo el rendimiento físico del jugador, sino también el mental requiriendo del organismo cambios fisiológicos para contrarrestar esta escases, estos toman días para producirse. No se puede ignorar a la ciencia, a una realidad en blanco y negro y tratar de disfrazarla con discursillos baratos y faltos de todo sustento.
Habrá que decirle a Pérez y compañía que para avanzar en este mundo hay que buscar iniciativas nuevas, iniciativas encaminadas a la apertura y la integración y no aquellas que nos mantengan en el hermetismo y nos conviertan en plantas de reciclajes de medidas que ya han mostrado ser ineficientes.
No podemos seguir castigando a nuestros jugadores por la ineptitud de sus dirigentes y mucho menos por haber llegado a cierta edad. Hay que abrir los ojos y buscar medidas que realmente ayuden a nuestro futbol, esas que están ahí, a los ojos de todo el mundo y que los dinosaurios que deben ponerlas en práctica se reúsan a verlas y ponerlas en práctica.
En fin, más de lo mismo reciclaje, encierro, falta de visión y mentiras, como ya habíamos dicho anteriormente: caras nuevas, vicios viejos

2 comentarios:

  1. Fútbol cubano: sí pero no
    Martes, Enero 17, 2012 | Por Juan Carlos Linares Balmaseda
    LA HABANA, Cuba, enero, www.cubanet.org -A conveniencia suya, Fidel Castro solía esgrimir un “sí” público, aunque fuera un “no” íntimo, y viceversa. Al fútbol cubano siempre le presupuestó un “sí”, pero era “no”.

    Debe haber codiciado tener un buen equipo criollo, cosechador de lauros en eventos internacionales. Sin embargo, no toleraba, ni en sueño, que sus atletas bebieran las mieles del deporte profesional: libertad, fama y dinero.

    Los futbolistas cubanos necesitaban interrelación permanente con clubes foráneos. Pero no se autorizaron nunca acuerdos de cooperación en esa disciplina deportiva, ni siquiera con el campo socialista de Europa. Incluso, durante las décadas de los 60, 70 y 80 muy rara vez se televisó aquí un juego de fútbol.

    El Instituto Nacional de Deportes y Recreación (INDER), que siempre fue un instrumento personal del cacique, y sin rango ministerial, lo cual era mucho mejor para él, ensayaría al fin una campaña de promoción futbolística, en la década de los 90.

    Algunos llegaron a creer que los Pelé y Maradona criollos surgirían por racimos. Por su parte, La Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA), donaría millones, en billetes y en equipamientos, a la Federación Cubana de Fútbol. Pero el ya anciano cacique seguía prolongando el “sí”, pero “no”. ¿Y a dónde fueron a parar las donaciones?

    Al margen del caciquismo y sus mezquinos delirios, de sobra se sabía que lograr un fútbol de trinchera era imposible. Y si, por el contrario, se aceptaban las reglas de lo que el cacique llamaba “deporte rentado”, al intentar quitarle a los Pelé nativos su dinero ganado en eventos internacionales, como hizo con todos sus deportistas en el resto de las disciplinas, inevitablemente le habrían marcado el gol de la deserción.

    Decir ahora que Cuba no tiene tradición futbolística, o que por falta de recursos financieros el fútbol quedó a la zaga, es, de hecho, desinformar.

    Antes del triunfo de la revolución cubana, se practicaba aquí el fútbol desde hacía 48 años. Incluso una vez el equipo nacional logró incluirse en la elite mundial durante la época republicana. Además, un campo y un equipo de fútbol no requieren mayor financiamiento que un terreno y un equipo de béisbol.

    El cacique, cuando quería quitar, “daba”. En otras ocasiones desinformaba fingiendo informar. Y al parecer la tendencia es hereditaria. El pasado 10 de diciembre, al cumplirse cien años del fútbol en Cuba, el gobierno, al mismo tiempo que anunciaba, por vez primera, una jornada de celebración futbolística nacional, desinformaba sobre las pateaduras dadas a los que en las calles celebraban el coincidente día de los Derechos Humanos.

    ¿Iría la policía a practicar fútbol zascandil con los disidentes?. No, pero sí.

    ResponderEliminar
  2. Tremendo cuento pa los bobos toda la retorica babosa esa todo es una bola de humo y un globazo por un lado dice el informe que tienen un grupo de cientificos trabajando en el futbol, acaso esos cientificos no le pueden advertir al senor comisionado del disparate grandisimo de hablar de la altura como si fuera un fenomeno tan solo de garra y mentalidad? Falsantes es lo que son hayas los que quedan con la boca abierta y embobecidas con toda eata falasia yo no me trago una en ese discursito no se habla de condiciones a los futbolista de apoyo de la prensa ni ctos partidos seran televisados ni condiciones de hospedaje y traslado ni estimulos materiales es una falta de respeto total ,lo mejor que pudieran hacer es organizar una liga independiente con recuersos ciudadanos y de los mismos jugadores o cambian de deporte dicen que el deporte mas practicado hoy en dia en cuba es el deporte de sacar un pasaporte y una visa ese se practica hoy dia en masas grande la masividad esta garantizada ya somos campeones en sacar pasaporte y visa por tanto mi consejo es ese , Largense de esa falsedad llamada inder

    ResponderEliminar