viernes, 18 de enero de 2013

Otro que se pierde


Hace unos días buscando por el internet, me topé con la foto de Kianz Froese González, un muchacho nacido en la Habana y que el año anterior fue convocado por la selección Sub 17 de Canadá país donde reside y juega, convocatoria que acepto ante la indiferencia de la Federación Cubana, que lo lanzó al olvido una vez decidió mudarse a Canadá.

Una política nada nueva de nuestra Federación, se caracteriza, además de por su pésimo apoyo al futbol y jugadores locales, a discriminar de forma abierta y descarada, ante la mirada complaciente de la FIFA, a discriminar a todo aquel que se decida a probar suerte y a mostrar sus habilidades en el futbol profesional.
 Froese con el uniforme de los Whitecaps (MLS)

Froese, quien fuera miembro de la selección cubana de futbol Sub 17, en el 2011, jugó el año anterior con los equipos de Reserva y Sub 23 del Vancouver Whitecaps de la MLS.

Con el equipo sub 23, Kianz jugó 8 partidos, anotando un gol en 390 minutos de juego, actuación esta, que le hizo valedor de su convocatoria con el equipo Sub 17 canadiense.

Froese quién ya ha estado probando suerte por Alemania de donde regresó a Canadá por cuestiones migratorias, se une a la larga lista de jugadores cubanos desechados por el “delito” de ser profesionales.

El joven mediocampista vistiendo el uniforme de la Sub 17 en un partido amistoso contra Panamá

jueves, 17 de enero de 2013

Sabor amargo.

Eso es lo que nos queda después de la conferencia de prensa del Nuevo Comisionado o Presidente del futbol nacional René Pérez hace dos días. Para los que esperaban cambios radicales o al menos alguna luz esperanzadora la conferencia de prensa ha sido un soberano bofetón en pleno rostro ya que no solo no se puso nada nuevo sobre la mesa y las medidas no son más que un reciclaje de viejos métodos y formulas eliminadas por ineficaces sino porque algunas declaraciones del nuevo manda más son un verdadero insulto a la inteligencia y buena fe del fanático del futbol cubano.
Con nombres rimbombantes de Apertura y Clausura se quiere bautizar un torneo que regresa a su vieja estructura de grupos y que termina, por suerte, con la malograda idea de un torneo con dos divisiones, un paso tan negativo como macabro y destinado al fracaso desde el mismo momento de su creación y que solo logró el retraso en el desarrollo de algunas figuras de nuestro futbol y el retiro de otros que aun podían aportar cosas gratas al mismo.
Si bien el aumento de partidos para los equipos y jugadores es algo positivo y reclamado por la afición la inclusión obligatoria de tres jugadores Sub 23 en los equipos durante los partidos, otra medida reciclada y desechada por inefectiva, atenta, a nuestro entender, contra el espectáculo tal y como ocurrió hace unos años atrás, ya que los muchachos no estaba a la altura de aquellos a los que sustituían. Algo que sin duda ocurrirá ahora y que sin duda favorecerá a los más fuertes y debilitará a los más débiles acrecentando aun mas las diferencias en nuestro futbol.

miércoles, 16 de enero de 2013

Cambios en la estructura el fútbol nacional


Por: Osmany Torres
Un nuevo año comienza y los aires de cambio llegan al seno de la Asociación de Fútbol de Cuba. En reunión con la prensa nacional el comisionado René Pérez informó sobre las estrategias a realizar durante su gestión para elevar el nivel del más universal en la isla.

La primera novedad llegará en unos días cuando comiencen a rodar los balones en 24 canchas del país. El 2 de febrero los futbolistas de las categorías sub. 15, juvenil y mayores iniciarán su camino al título nacional en una competición que ya tiene asegurado todo el material logístico.

El Campeonato Nacional de Primera División contará con una nueva estructura con miras a buscar una mayor competitividad entre los contendientes. La edición 98 de los certámenes domésticos tendrá un torneo Apertura con el concurso de las 16 representaciones de la nación, y un Clausura donde intervendrán los mejores 8 conjuntos del país.

El calendario competitivo del Apertura prevé realizar partidos de ida y vuelta entre los  cuatro miembros de las distintas zonas geográficas. Los dos primeros de cada llave conseguirán su pase a la siguiente ronda, de donde saldrán los cuatro contendientes a la corona nacional. Los dos planteles que lleguen a la disputa del título acumularán un total de 31 encuentros, cifra superior a la de años anteriores.

Para el mes de junio está previsto coronar a rey del fútbol cubano y acto seguido convocar a los 80 mejores futbolistas del país para realizar un torneo élite de donde saldrá la nueva preselección nacional con vistas a la Copa de Oro.

martes, 15 de enero de 2013

Nuevas caras, viejos vicios.


De poco o nada ha servido el cambio al frente de la Federación Cubana de Futbol, ya que más allá del cambio de nombre y cara al frente de la misma, la política parece se mantendrá por los mismo causes de la anterior administración y aunque hay muchas promesas, estas son, por ahora solo promesas, palabras al viento.
A bolina, se fue el partido del día seis de febrero, fecha FIFA, ya que el nuevo Boss, decidió que había que darle la atención al Campeonato Nacional, cual si una cosa tuviera que ver con la otra.
Ah, señor presidente, que gesto tan delicado y equivocado al mismo tiempo, cierto que el Campeonato Nacional es muy importante, pero también lo es un partido que serviría para que una selección huérfana de títulos presentara a una afición, sedienta de los mismos, el Trofeo de Campeones del Caribe, Ahh Presidente, que precioso momento ha tirado por la borda, ha lanzado a la nada la perfecta ocasión para que la Tricolor y su afición se encuentre, para traer de nuevo la gente al Marrero, para que los de las gradas empiecen a arropar a esta selección tan suya, como las palmas reales. Uff Presidente, que mal paso.
Si es importante el Campeonato Nacional, pero igual importante es homenajear a hombres que lo dieron todo por ese uniforme, que a pesar de las tentaciones, las dificultades y el olvido, se enfundaron una y otra vez el uniforme de las cuatro letras y lo defendieron, en campo adverso, aun cuando ese campo era el césped del Pedro Marrero. Molina, Jaine, Clavelo, tres capitanes que merecen un mejor adiós, no uno anónimo y de pueblo chiquito, uno nacional y a todo color porque así fue su carrera.