sábado, 22 de noviembre de 2014

Sangre, sudor y tres puntos

Yordan Santa Crz (aquí en el Mundial de Turquía) autor de un verdadero
golazo ayer
La selección Sub 21 de futbol venció con facilidad: 2-0 al conjunto de Haití asegurando de paso su clasificación a la siguiente ronda.

Tras la excelente actuación y victoria sobre Costa Rica en la primera jornada se esperaba que la selección cubana presionara a los haitianos desde un inicio en busca de resolver el partido desde temprano imponiendo la mayor calidad de sus jugadores, sin embargo los nuestros  parecieron no aparecer y de estar medio adormilados, empeñándose en buscar la espalda de los defensores rivales con pases largos que nunca encontraron sus destinatarios.

Con Cuba sin encontrar su juego y Héctor Morales sin aparecer en el partido Haití trató de aprovechar su velocidad poniendo a la zaga Cuba en apuros en varias ocasiones y convirtiendo a Sandy Sánchez en el más ocupado de los dos arqueros.

Con el partido enredado y sin claridad Cuba necesitaba de la magia y el talento de sus jugadores y ahí apareció Yordan Santa Cruz para con un gol de otro partido  resolver el encuentro.

El 8 apareció sobre la izquierda, en su área de influencia y ante la marca rival, tuvo tiempo para levantar la cabeza ver al cancerbero haitiano y levantar un balón que voló sobre la cabeza y estirada del guarda palos adversario para irse a meter cerca de la escuadra del segundo palo, un verdadero golazo, que por si sólo pagaba la entrada y que daba a Cuba no solo la ventaja, sino también la tranquilidad.

De ahí en más fue todo Cuba, no por lo punzante sino  por el control y calma con el que manejaron el partido, misma que exasperó a los jugadores haitianos que en más de una ocasión entraron con las piernas demasiado altas muchas veces cercanas al rostro de los nuestro y en una impactando sobre el rostro de la Perla Hernández quien debió ser sacado del partido con el rostro sangrante, entrada que le valdría a Jean Jean Becker la tarjeta roja.

Con la ventaja en el marcador. un hombre más y a sabiendas de que en 48 horas tendría que enfrentar a Venezuela por el primer lugar del Grupo, Cuba metió el partido a la nevera y apenas se desgastó, fue un cazador paciente que jugó con su presa esperando el momento oportuno, para golpearla nuevamente y aniquilarla.

Una paciencia que adormilaba que movía el partido al aburrimiento, al borde del sueño mismo en el que pareció enredarse la defensa haitiana que en un pase filtrado sobre Héctor “el Chino” Morales, que si estaba en la cancha, cometió un claro penal sobre el jugador Capitalino.


Dueño de los cobros desde el punto de penal Artuo Diz Pe, de excelente partido, tomó el balón y liquidó el partido mandando el cuero a besar el tejido para el 2-0.

jueves, 20 de noviembre de 2014

Restaurando el honor.

Tras la calamitosa actuación de la selección mayor cubana en la pasada Copa del Caribe, le tocaba a la Selección Sub 21 cubana restaurar el maltrecho honor del futbol cubano y los dirigidos por el avileño Raúl González Triana no solo asumieron el reto sino que lo cumplieron.

El rival no pudo estar más a modo: Costa Rica, un equipo de gran prestigio y con una cuenta pendiente ante los nuestros ya que fueron los cubanos los que los dejaron fuera del Mundial Sub 20 hace un año, sin embargo la revancha quedó sólo en eso y los nuestros, como en puebla hace un año atrás vencieron a los ticos con marcador de 2-1.

Habría que viajar mucho en el tiempo para encontrar un mismo equipo cubano que haya vencido a uno tico en dos ocasiones consecutivas ya sea a nivel de clubs o de selecciones nacionales, tanto, como hasta el año 1925 cuando el Fortuna, Campeón invicto de cuba ese año, visitó tierras ticas y se apuntó tres victorias y un empate frente a los mejores clubs costarricenses de la época.

Dato que por si solo sirve para resaltar la labor de estos muchachos, que con sus actuaciones han hecho que a este grupo de jugadores ticos se les haya etiquetado ya como la Generación Pérdida del Futbol tico, generación que ha tenido la mala fortuna de encontrarse con la mejor generación de jugadores cubanos de los últimos tiempos y que han contado además con la suerte de tener un entrenador que sabido sacar de ellos los mejores dividendos.

Cuba ganó ayer, porque como hace un año atrás, fue mejor que Costa Rica, porque siempre se jugó al ritmo de Cuba, porque aunque pareció que Costa Rica contralaba el partido en el inicio fue Cuba quien realmente lo hacía trabando bien el partido  y no dando libertades siendo el gol tico más un hecho anecdótico, que el resultado de una superioridad y que sirvió para que Cuba soltara las amarras y terminara llevándose los tres puntos gracias a la calidad de sus jugadores y a una definición de crack del pinareño Maykel Reyes.

Ya habíamos dicho en una artículo anterior cuando se hablaba de las bajas de Lahera y Cervantes, que la delantera cubana no echaría mucho de menos la ausencia del capitalino debido a la calidad de hombres como Reyes y Arichel Hernández, recibiendo, el primero, todo tipo de elogios y piropos de los locutores ticos que siguieron el partido no sólo por su gol, sino también por su labor y entrega en el frente de ataque.


Sin embargo no todo fueron buenas noticias para el seleccionado cubano que perdió a una de sus principales figuras el capitalino Daniel Luis Sáez quien estará de baja cuatro semanas.

Ahora los cubanos buscarán los tres puntos y la clasificación frente al seleccionado de Haití  que cayó en su debut, 0-4, frente al representativo de Venezuela y de paso buscarán vengar la derrota de la selección mayor frente a los haitianos en la discusión del tercer puesto de la pasada Copa del Caribe.

Cuba (2) – Sandy Sánchez – Andy Baquero, Jorge Luis Clavelo, Yosel Piedra, Yordan Santa Cruz (Pedro Anderson 95’), Maykel Reyes, Héctor Javier Morales (Dairon Pérez 88’), Arichel Hernández, Adrián Diz Pe, Daniel Luis Sáez (Yolexis Collado 13’), Abel Martínez.

Costa Rica (1); Jorge Jara – José Sosa (Iván Ramírez 81’), Eick Cabalceta, William Fernández, William Quiros (James Hudson 69’), Luis Sequeira, Francisco Rodríguez, Dylan Flores, Randall Leal (Juan Arguedas 60’), Steve Garita, Joseph Mora.

TA: Adrián Diz Pe


Árbitros: Legister Valdin (Jamaica) – Graeme Browne (St. Kitts & Nevis), Richard Washington (Jamaica)

miércoles, 19 de noviembre de 2014

Penitencia.



Dicen que el Dios del Futbol suele castigar a los equipos displicentes y Cuba en su pecado llevó la penitencia, pues su apatía frente al seleccionad de Trinidad & Tobago en el último partido de la fase de grupos la terminó pagando anoche frente Haití en el partido por tercer lugar en un partido que no mereció perder.

Un uno dos mentiroso por lo visto en la cancha, ya que Cuba desperdició un gran número de oportunidades frente a un Haití que embocó dos de las contadas veces que llegó sobre el marco cubano.

En un partido entretenido y en e que ambos equipos mostraron sus carencias Cuba tuvo el control del baló la mayor parte de las ocasiones y el trío Puga – Coroneaux y Martínez creaban algunas buenas ocasiones de gol que no se concretaban fuera por la falta de puntería de los nuestros o las buena intervenciones del portero haitiano.

Tras la paridad a cero goles en la primera parte los haitianos fueron los encargados de abrir el marcador, justo cuando Cuba parecía más cerca del gol tras dos disparos de Puga sobre el marco haitiano.

martes, 18 de noviembre de 2014

Problemas de piel


Selección Adidas que hoy discutirá el Bronce caribeño.
 ¿Dónde está mi bandera cubana,
la bandera más bella que existe?
Bonifacio Byrne

Hay cosas grandes y hermosas en la vida de un deportista, pero creo que ninguna como la de poder besar su bandera en un momento de celebración honor y placer que lamentablemente nuestros futbolistas desde hace un tiempo no pueden tener ya que nuestra hermosa tricolor ha desaparecido del pecho de nuestros futbolistas.

Desde su primer partido internacional, la de la estrella solitaria a aparecido, de una manera u otra en las camisetas de nuestro seleccionado dándole así la oportunidad a nuestros jugadores de apretarla y besarla al celebrar un gol, sin embargo los que hoy defienden a nuestro país en las diferentes justas futbolísticas no cuentan ya con esa posibilidad.

En el 2009 la gloriosa Sub 17 Campeona del Caribe debió jugar el Premundial de la categoría en Tijuana, México con unos uniformes en los que nuestra querida enseña patria no apareció por ningún lado y que motivó a comentarios sarcásticos de los locutores mexicanos que seguían el torneo.

Fue aquella la primera señal de lo que se vendría, un carrusel de faltas de respeto y pocas voluntades que hacen de nuestros equipos lo únicos en el mundo sin un uniforme propio o distintivo y en el que los constantes problemas con los uniformes han hecho a nuestras selecciones blanco de burlas e incluso han costado partidos, como sucediera en la Copa de Oro pasada cuando Panamá empataba el encuentro que perdía contra los nuestros en momentos en los que el equipo estaba en inferioridad numérica debido a que Jorge Luis Corrales no tenía uniforme para reingresar al terreno, el partido posteriormente se desvirtuaría y Panamá terminaría pasándole la aplanadora a los nuestros pero sin duda aquel fue un momento clave en el desarrollo del encuentro.

No menos bochornoso lo acontecido a Abel Martínez en el Premundial  de Puebla del año pasado cuando hubo “que arreglarle” el número del short usando una tira de esparadrapo, pues no existía otro con la numeración del jugador para que este pudiera continuar el partido.

Lamentable y vergonzoso que nuestros atletas, al final de los partidos no puedan intercambiar los uniformes al final de los encuentros pues hay que devolverlos a la Federación al final de los torneos para que pueda ser usada por otra de nuestras selecciones.

Así como hace un año en el premundial de puebla, la Sub 20 debió usar los uniformes de la selección cubana de futbol femenino hoy nuestros muchachos en la Copa del Caribe deben usar el de la Sub 17, ya que han tenido que “donarle” los suyos a la Sub 21 que defenderá nuestros colores en los Centroamericanos del Caribe.

Mucho se habla de la pobreza de nuestro futbol, de las dificultades económicas de nuestro país, pero o me pregunto ¿qué hace la Federación Cubana con el dinero donado por la FIFA? ¿a dónde va a parar el cuarto de millón de dólares que envía la máxima entidad del futbol mundial? Definitivamente a los uniformes de nuestras selecciones no, porque realmente no hay ninguna justificación para que sucedan cosas como estas.

No hay ninguna razón para que Cuba juegue de blanco y negro, colores que no tienen nada que ver con nuestras selecciones y mucho menos de naranja, traje alternativo de los que hoy se encuentran en Jamaica. Ni mucho menos para que nuestra querida y gloriosa bandera no brille en el pecho de nuestros atletas.

Dejémonos de escusas materialistas pues aquí lo que hay es un problema de moral y falta total de respeto, no sólo hacia nuestro futbol, sino también a la patria, no se necesitan miles de dólares para pegar 22 banderas de tamaño minúsculo en lo material pero de valor inmenso en lo moral.

Puede usted comprar los uniformes en el último lote de la Adidas o en una tienda deportiva en España, como ocurrió antes del partido frente a Indonesia a principios de año, pero por lo menos tenga un poco de vergüenza y por lo menos agréguele el escudo o la bandera cubana signos distintivos, claros y profundos de nuestra patria.

lunes, 17 de noviembre de 2014

La Habana da a conocer su preselección.

El regreso de MH7 será fundamental en las aspiraciones de La Habana
El equipo de La Habana ha dado a conocer la lista de jugadores que integran su preselección con vistas al Campeonato Nacional del Centenario.
Según el Blog de Los Socitos, de Mario Herrera, Dariem Díaz seguirá con las riendas del plantel y será asistido por Yori López Nusa, Luis Manuel Elejalde y Víctor Pedroso, mientras que Pavel Cervantes fungirá como preparador de arqueros.
El conjunto que cuenta con un mediocampo de lujo, en el que se incluyen varios jugadores de la selección sub 21 cubana se verá reforzado con el regreso de Marcel Hernández, tendrá quizás como punto débil el ataque en la que aparecen nombres prácticamente desconocidos y en el cual Mario Ruiz Leonard, ex-miembro de la selección nacional deberá ser referente.
Según o publicado en el blog de Herrera la relación de jugadores llamados a formar la preselección capitalina es la siguiente:
Porteros: Danilo Torres, Leyvis Pérez, Vismel Castellanos, Octavio Nuiry
Defensas: Daniel Alarcó, Yosvany Caballero, José Carlos Gonzállez, Yunior Nash, Yoan Canet, Yonathan Fonseca, Ariam Real, Lázaro William, Abel Martínez Colón.
Laterales: Joe Colomé, Alberto Piz Pe, Liam Hernández, Alejandro Pino, David Sarmientos, Tony Lorente, Henry Machado, Andy Baquero.
Volantes Centrales: Carlos Joan Fonseca, Yosvany Vinent, Armando Gramas, José Luis González, Eduardo Díaz, Daniel Luis Sáez, Yolexis Collado, Roberto Peraza.
Volantes Mixtos: Pedro Darío Suárez, Javier Ramírez, Ricardo Peña, Eulices Peñalver, Jorge Fariñas, Oslendis Benítez, Dayron Pérez, Félix Pérez, Eddy Saname.
Volantes Creativos: Marcel Hernández, Marcos Díaz, Héctor Javier Morales.

Delanteros: Osmany Montesinos, Mario Ruiz, Rubén Mendoza, Juan Despaigne.

domingo, 16 de noviembre de 2014

Nos quedamos sin las Copas.

Del Caribe y América tras el magro empate conseguido en el día de ayer por la selección cubana de futbol ante el seleccionado de Trinidad & Tobago, mismo que dejó a los nuestros en el segundo puesto del grupo y por tanto sin la opciones de revalidar el título de Campeones de la última edición y de mantener el sueño de ir a la Copa América del 2016, dejándonos la clasificación a la Copa Oro del próximo año como único aliciente.
Confieso que no pude ver los 90 minutos del partido y que por cuestiones de trabajo sólo pude verlo a retazos, pero en los minutos que pude apreciar mi opinión es la misma que la de todos aquellos que si pudieron ver el partido en su totalidad, a Cuba le faltó ambición y le sobró conformismo ante una Trinidad a media máquina a la que se le pudo haber ganado.
En los primeros compases del partido Cuba pareció que tenía intenciones de llevarse algo más que un empate y dos buenas intervenciones del portero trinitario impidieron la caída de su meta a lo que se unió un clarísimo penal a favor de los nuestros no pitado por el central del partido pero lo que pareció terminó convirtiéndose en un espejismo y los dos equipos se enfrascaron en un juego monótono en el que los dos equipos parecieron más interesados en no perder que en ganar el choque y el resultado obedeció a la táctica y deseos de cada uno siendo el empate el resultado más justo por lo visto en el terreno.
Cuando esperábamos ver a esa Cuba peleona, con carácter que se vio frente a Curazao, nos quedamos con una falta de apetito y conformista, esa que nos deja más en la retina las señales de Corrales al resto de su equipo pidiendo calmarse, no apurarse o la de Diosvelis Guerra demorándose un mundo para reiniciar en los saques de meta que la de las interminables carreras y gambetas de Arielito o la entrega total del Beto, quien por cierto se salvó de una tarjeta roja por una entrada a destiempo o los intentos de Puga o Coroneaux durante la primera mitad.
Cuba era la Campeona, Cuba era la necesitada y salvo por las salvedades ya expuesta pareció ser la menos necesitada, a la que el empate le servía, pedir más a los muchachos pudiera ser injusto si se tiene en cuenta la pobre preparación que recibieron, pero lo cierto es que las ganas de pelear no se obtienen con grandes preparaciones, esas vienen desde el banco, se inculcan desde el banco y si al jugador se le exige preservar un resultado y jugar de una manera a eso se ajustará y tratará de cumplir el plan que se le asigna.
Se pudo ganar es el mensaje que una y otra vez recibo en mi correo, en mi facebook, en mi teléfono, se pudo haber ganado, pero no se pudo porque nos conformamos, porque se obtuvo la victoria pírrica de clasificar a la Copa Oro del próximo año, a costa de repetir el título de Campeones o ser el representante caribeño en la Copa América, se habrá cumplido el objetivo de algunos, pero estoy seguro que no el de los jugadores quienes con toda seguridad hubiesen querido volver a levantar la Copa.
Nuevamente la mentalidad conformista y rígida de algunos nos priva de una celebración habrá que repasar nuevamente los objetivos y como he dicho anteriormente trazarnos metas más altas si no queremos quedarnos estancados, y si sabemos lo difícil que es poner junto un equipo de futbol en Cuba, pero que jueguen o no, que tengan ambición o no nada tiene que ver con eso y si de quienes planean los partidos pues las dificultades y problemas de preparación siempre han existido, pero la garra y ambición han dependido de quien da las órdenes en el banquillo.
SE hubiera podido ganar, si se hubiera podido, pero no ganamos y ahora tendremos que conformamos con lo que pudo ser y no fue.